CONOCE LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

IMG_1267_compressed

La Medicina Tradicional China (MTC) es cada vez más conocida y buscada en Europa, tanto por personas que no han obtenido resultados satisfactorios en la medicina occidental, como por aquellas que prefieren buscar un método natural para la cura o prevención de sus dolencias.  Lo cierto es que esta medicina milenaria, la tercera más antigua del mundo, ha tenido una práctica continuada a través del tiempo, tanto en China como en otros países.

En China es medicina de estado, lo cual quiere decir que se practica de manera oficial en los hospitales, que cuentan, como mínimo, con una planta entera dedicada a ello. En el día a día del país, los remedios de la MTC son conocidos, aceptados y utilizados con grandes resultados. Creo firmemente que la coexistencia de esta medicina con la medicina occidental será la llave del éxito en la cura y la prevención de todo tipo de enfermedades.

Para conocer la MTC, lo primero que debemos saber es que la base del tratamiento en esta medicina es el equilibrio (o más bien, la falta del mismo) entre el Yin y el Yang, las dos fuerzas opuestas de la Vida. La relación entre Yin y Yang se basa en cuatro leyes fundamentales:

  • Son opuestos
  • Son inter-dependientes (uno no puede existir sin el otro)
  • Tienen una relación de crecimiento y decrecimiento (cuando uno aumenta, el otro disminuye)
  • Son inter-transformables (pueden llegar a transformarse el uno en el otro)

Aunque la teoría del Yin-Yang es aparentemente sencilla, tiene una profundidad y un nivel de detalle en los que, desafortunadamente, no nos podremos detener en este artículo. Sin embargo, basta decir por ahora que en la MTC todo tratamiento tiene su base en el diagnóstico del desequilibrio entre estas dos fuerzas vitales.

Asimismo, debemos recordar que la MTC es una medicina holística. Esto quiere decir que los terapeutas de MTC tratamos a la persona como un todo. Es por ello que el terapeuta jamás tratará únicamente la sintomatología occidental específica del paciente (por ejemplo, insomnio, dolor de lumbares, jaquecas recurrentes), sino que buscará la raíz del problema y tratará el síndrome responsable de esa sintomatología. Para dar con el tratamiento perfecto para cada paciente, el terapeuta tendrá en cuenta que cuerpo y mente están completamente relacionados, así como el hecho de que cada persona es la suma de las energías que ha heredado de sus ancestros, así como de su propia energía, de su entorno y de su estilo de vida.

Una vez diagnosticado el síndrome, el terapeuta decidirá el tratamiento adecuado para el paciente. Éste puede incluir una o más de las siguientes opciones:

  • Acupuntura

El uso de agujas en puntos específicos del cuerpo. Esta práctica, tan aceptada y normalizada en China, sigue siendo un motivo de preocupación y reticencia por parte de algunos pacientes en occidente. Sin embargo, no hay razón para tal preocupación, puesto que es una práctica casi indolora, en la que se utilizan agujas tremendamente finas y, por supuesto, siempre desechables. La elección de un buen terapeuta garantizará que la experiencia se lleve a cabo sin ninguna molestia ni peligro alguno para el paciente.

Los puntos se encuentran en los principales meridianos o canales de acupuntura, que a su vez pertenecen a los diferentes órganos de nuestro cuerpo (Pulmón, Intestino Grueso, Estómago, Bazo, Corazón, Intestino Delgado, Vejiga, Riñón, Pericardio, San Jiao, Vesícula Biliar e Hígado). Además de estos canales principales, existen canales secundarios, así como los Ocho Vasos Maravillosos, de los que ojalá tengamos oportunidad de hablar con detenimiento en otro artículo.

Cada uno de los puntos de acupuntura tiene una o varias funciones y el uso de las agujas en estos puntos potenciará estas funciones para así tratar el síndrome específico de cada paciente.

  • Moxibustión

Consiste en aplicar la moxa (hecha con hojas secas y molidas de la planta artemisa) en forma de conos o cigarros, sobre puntos específicos del cuerpo. El calor de la moxa activa la circulación de la energía y de la sangre, ayudando a recuperar la vitalidad, tonificar la energía, calentar ciertos puntos cuando es necesario o eliminar frío.

Además de sus funciones terapéuticas en enfermedades y molestias, la moxa se utiliza también como prevención y para el fortalecimiento general de la salud del individuo.

Es importante recordar que los efectos de la moxibustión se consiguen a través del calor, de las propiedades de la planta artemisa y de las funciones específicas de los puntos de acupuntura.

Al igual que la acupuntura, la moxibustión es una práctica segura e indolora. Es importante puntualizar que la piel del paciente jamás se quema, sino que simplemente se calienta en el punto adecuado para obtener los efectos deseados.

  • Fitoterapia

Es el uso de plantas e hierbas para el tratamiento de los síndromes de la MTC. La fitoterapia china es tremendamente poderosa y, cuando el terapeuta elige la formulación ideal para su paciente, ésta puede curar síndromes crónicos o recurrentes que, en muchas ocasiones, no se han podido curar del todo con la medicina occidental (por ejemplo, la candidiasis vaginal, las migrañas, resfriados recurrentes, etc.)

El uso de la fitoterapia china, por sí sola, o bien como complemento de las sesiones de acupuntura, es una manera ideal de dar el mejor tratamiento a cada paciente.

  • Auriculoterapia

La oreja – así como el pie, la lengua, la mano – representa un mapa en miniatura del cuerpo humano. Por ello, la auriculoterapia es una manera rápida y muy eficaz de tratar problemas en cualquier parte del cuerpo. La auriculoterapia es complementaria a la acupuntura y, en muchas ocasiones, los terapeutas la utilizamos como un apoyo para dar más fuerza a nuestro tratamiento (aunque también se puede utilizar por sí sola).

La auriculoterapia se puede llevar a cabo con agujas especiales (que se utilizarán en consulta y luego se retirarán) o bien con semillas (que se colocarán en la oreja del paciente y se dejarán puestas hasta que se caigan o hasta la siguiente consulta). También existen unas agujas semi-permanentes que se pueden dejar puestas en la oreja, aunque personalmente no lo considero recomendable, por el potencial riesgo de infecciones o sangrados.

Así pues, vemos que en el tratamiento mediante MTC, se pueden utilizar varios métodos (por sí solos o en combinación) para resolver el síndrome (o síndromes) de cada paciente. Tal y como hemos señalado al principio de este artículo, la MTC puede ir de la mano de la medicina occidental (una no excluye a la otra) y es más, puede dar soluciones radicales y permanentes para todo tipo de dolencias y afecciones, tanto físicas como psicológicas. También es una excelente arma de prevención de enfermedades. Te animo a probar esta terapia milenaria, natural, eficaz y segura. Para ello, consulta siempre con un terapeuta titulado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s