TESTIMONIOS

mariajo-foto

Empecé a ir a la consulta de Parisa porque llevaba años con un problema de candidiasis recurrente y quería dejar de tomar medicación de forma continuada. Parisa, tras hacerme un cuestionario detallado sobre mis hábitos de vida, me aconsejó  una dieta para hacer frente a las cándidas y comenzamos con un tratamiento de acupuntura.  Tras varias sesiones noté mejoría y, a día de hoy, casi dos años después, no he vuelto a tener ningún episodio. Recomiendo a Parisa por su profesionalidad y su disponibilidad para responder a cualquier duda que surja en la sesión o lo largo del tratamientoMariajo de las Heras 

belen-foto-testimonio

Conocí a Parisa por recomendación de una amiga y reconozco que era un poco escéptica , pero mis problemas de salud  me tenían desesperada y decidí probar. En mi primera consulta me explicó en detalle las deficiencias que mi organismo tenía y he mejorado de manera espectacular desde que comencé con las sesiones (va a hacer casi un año). Además de la acupuntura, el tratamiento con ventosas ha mejorado mis contracturas cervicales y ha sido increíblemente efectivoBelén García

309563_169671083123790_1247948482_n

Desde el primer día he estado muy satisfecha y contenta con el tratamiento de acupuntura que he recibido de Parisa, para problemas digestivos que he tenido desde pequeña. Parisa me hizo un diagnóstico muy detallado y, tras haber sufrido molestias durante muchísimos años, es maravilloso encontrar un método realmente natural que alivie tanto. Además de como acupuntora, Parisa también me ha ayudado como coach de nutrición, guiándome hacia una vida mucho más sana gracias a sus conocimientos y profesionalidadFelicity Renshaw

img-20170209-wa0002

En Marzo de 2016, empecé a recibir acupunctura de Parisa para tratar un dolor que notaba por la pierna derecha. A causa de la presión que ponía el lado derecho de mi pelvis (que estaba levantado) sobre el nervio ciático, sufría un dolor constante en la pierna, y la tenía toda contraída. Después de hacer varias sesiones con Parisa, noté una mejoría impresionante en mi estado, y ahora estoy libre de ese horrible dolor. ¡Gracias, amiga mía! – Betty J. Ogburn